LA HISTORIA OCULTA: RESISTENCIA ANTICOMUNISTA DE RUMANIA (DOBROGEA-CONSTANZA). Viviana Padelin

06.09.2016

Ojalá las historias ocultas de la Resistencia Anticomunista de Rumania inspiren a todos aquellos que padecen el mismo comunismo, hoy en el siglo XXI con otros nombres y estrategias

Muy poco sabemos sobre los crímenes del comunismo en el mundo, menos aún de sus víctimas y casi nada de aquellos que lo enfrentaron, convirtiendo el miedo y el hartazgo en obligado heroísmo. Hombres y mujeres, ciudadanos comunes, sin referentes políticos: esta fue la Resistencia Anticomunista en Rumania. Obreros, maestros, estudiantes, legionarios, anti-legionarios: con una única condición para ingresar a sus filas: conocer qué es y cuál es el objetivo del comunismo.

La curiosidad y la admiración me trajeron hasta Rumania. Nada es comparable al estallido de libertad de la Revolución de 1989.

Los rumanos dicen que los films de Rambo y Chuck Norris los insuflaban de coraje en los años 80 toda vez que conseguían alguna copia de mercado marginal en el viejo VHS.

Así se organizaban reuniones "clandestinas" de familiares y vecinos para compartir lo que les era prohibido y mirar por esa ventana a un mundo desconocido, al que sólo veían en la serie Dallas, la que oportunamente Ceausescu autorizó por tratarse de una historia del personaje gringo explotador.

Ojalá las historias ocultas de la Resistencia Anticomunista de Rumania inspiren a todos aquellos que padecen el mismo comunismo, hoy en el siglo XXI con otros nombres y estrategias.

El Distrito de Constanza abarca las ciudades de Dobrogea, Tulcea y Constanza (Tomis) el principal puerto de Rumania sobre el Mar Negro, cerca del Delta del Danubio. Un lugar de gran belleza natural en el que el comunismo estableció un campo de trabajos forzados para la construcción del canal Danubio-Mar Negro que según la propaganda oficial: "sería la tumba de la burguesía rumana". Y lo fue: 200.000 personas murieron en la construcción. Para esas víctimas y sus familiares no hay derechos humanos, ni verdad, ni justicia, ni resarcimientos. Porque para la historia oficial mundial esto no ocurrió de este modo y porque el comunismo gozará de impunidad mientras continúe gobernando victorioso hasta que se lo derrote, algo que aún no ha ocurrido.

En Dobrogea, la Resistencia era dirigida por Gogu Puiu y Nicolae Dumitru. Al comienzo la idea era establecer acciones militares, pero no fue posible ya que no podían enfrentarse a las tropas de la ocupación rusa que aún quedaban. Así se establecen núcleos sumándose habitantes de Constanza y Tulcea. Pronto llegaron las torturas y fusilamientos comunistas para llegar al núcleo duro. Sin embargo, el número de la Resistencia ya contaba con 2000 personas y la "logística" de la población suministrando comida, movilidad, refugio y silencio. La estrategia era la rebelión ni bien se produjera el conflicto armado USA-URSS. Sacerdotes ortodoxos de Constanza se sumaron a las filas al no poder aceptar las nuevas reglas del comunismo. Muchos de ellos acusados posteriormente del delito de "conspiración contra el orden social" con sentencia de prisión o trabajos forzados, al igual que los colaboradores de la Resistencia.

En 1950 se organizó en Cobadin una reunión de delegados de la Resistencia de todo el país, pero la ciudad ya había sido cercada. Sin más chance, Gogu Puiu arrojó una granada, su cuerpo jamás apareció.

Al llegar al final de Ceausescu, la población de Constanza advertida del levantamiento de Timisoara, tomó las calles frente al rumor de la llegada del "Conducator" a esa ciudad después de huir del Comité Central, hecho que no ocurrió. Era tarde, ´los rumanos no abandonaban las calles del país. 27 muertos y más de 100 heridos dejó la Revolución de 1989 en Constanza