PODRÁ ARGENTINA? Primera Parte. Viviana Padelin

02.08.2011

Es el sueño cumplido de los guerrilleros. Y de los inútiles técnicos que los secundan. Es un combo perfecto para perpetuarse en el poder; al que ambos defenderán con todas sus fuerzas.

Podrá Argentina abandonar el Socialismo del Siglo XXI?

Hasta la fecha, el Foro de Sao Paulo gobierna en casi toda la región: ARGENTINA, URUGUAY, BOLIVIA, BRASIL, ECUADOR, PERU, PARAGUAY, VENEZUELA, NICARAGUA, REP. DOMINICANA, EL SALVADOR.

En el caso de Argentina, desde el 2003 gobierna el "peronismo de izquierda" o "camporismo" o los otrora "guerrilleros montoneros" devenidos en 2011 en "aquellos jóvenes idealistas" o "progresistas" que tildan de "fachos", "oligarcas", "gorilas" a cualquier opositor.

En diciembre del 2001 el modelo económico argentino fracasó, dejando atrás el "1 a 1" (un peso= un dólar) que favoreció a muchos argentinos, les permitió conocer el primer mundo turístico, gastronómico y tecnológico; pero dejó a miles sin trabajo e industrias; y lo que es peor se impuso un "corralito bancario" donde los ahorristas y asalariados no podían acceder total o parcialmente a sus ahorros y salarios.

El 20 de diciembre, conocido como el "argentinazo" fue el golpe civil al gobierno del Presidente De la Rúa, perteneciente al Partido UCR. Esa noche , por primera vez en la historia argentina, la clase media autoconvocada salió a las calles en un cacerolazo histórico que impulsó la caída del entonces Presidente días después.

Comienzan allí a cobrar auge los incipientes movimientos piqueteros, asambleas barriales y vecinales donde claramente los grupos (hasta entonces minoritarios) de izquierda inician su trabajo de ideologización de la crisis.

Por un lado, la clase media en medio del caceroleo pedía a gritos "Que se vayan todos, que no quede ni un solo", los grupos de izq. Pregonaban "Piquete, cacerola, la lucha es una sóla" en el intento de cooptar y unificar tras de sí el descontento popular.

Finalmente y como gobiernos de transición se sucedieron tres presidentes provisionales en una semana; Argentina entrò en default para asumir hasta el final de ese mandato, en 2003, el "storm pilot", Eduardo Duhalde, hoy candidato a Presidente.

Durante ese gobierno, Chavez nombró a Elías Jaua como embajador en Argentina, pero según el duhaldismo, el actual vicepresidente venezolano también habría tenido "vínculos" con piqueteros de izquierda y las FARC, por esta razón se le niega el placet.

La represión de un grupo de piqueteros en el Puente Pueyrredón, en lo que se denominó la "Masacre de Avellaneda", fue el final político de Duhalde: Kosteki y Santillán fueron asesinados en junio de 2002. Militaban en el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) Aníbal Verón. Mientras Argentina lograba cierta recuperación económica, este piquete y la repercusión mediática de la represión llevaron a Duhalde a adelantar la fecha de la elección presidencial.

Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.
Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Eduardo Duhalde ungió como candidato a un ignoto gobernador del sur más extremo: Néstor Kirchner, un desconocido.

Kirchner logró ganar las elecciones en 2003 con un 22% de los votos. La continuidad estaba asegurada: el presidente era "peronista". Aún así, el neomovimiento kirchnerista no se hizo esperar: la familia Duhalde fue invitada a retirarse de los actos de asunción del nuevo presidente electo.

Comenzó el populismo y la luna de miel con el electorado: aumento de salarios básicos y jubilaciones, pago de la deuda al FMI y demás medidas populistas en desuso desde los gobiernos de Perón.

Los montoneros , los presos y los clandestinos hoy tienen el Poder y el Gobierno. Saben cómo ejercer el poder desde la más profunda venganza que rumiaron 30 años. No saben cómo ejercer el gobierno. La mayoría de estos sujetos jamás ha trabajado ni administrado nada. Desconocen el cómo y no tienen cuadros capaces en ninguna materia. Por tanto, los cargos públicos son cubiertos por los amigos de los amigos que dispensan alguna fidelidad a cambio de un sillón, que, saben, jamás volverán a ocupar.

Es el sueño cumplido de los guerrilleros. Y de los inútiles técnicos que los secundan. Es un combo perfecto para perpetuarse en el poder; al que ambos defenderán con todas sus fuerzas.

EL 23 de octubre próximo se celebra la primera vuelta electoral nacional, fecha en la que Argentina debatirá no sólo su destino sino también el del Continente.