RESILIENCIA. Roberto Sosa del Puerto

31.03.2017

Roberto Sosa del Puerto

Lo que en verdad persiguen es; instalar la resignación, la tolerancia, la sumisión, el sometimiento, generar más humildad, más transigencia, y mayor mansedumbre frente a la adversidad que nos generan con el actual estado de situación. 

El tema que desarrollaré hoy, gira en torno a un nuevo término.

Se trata de otro neologismo, introducido por los intereses que promueve la Agenda del Nuevo Orden Mundial, responsable de todos los dramas socio-culturales y económicos presentes en nuestra agitada vida.

Hablo del término, Resiliencia.

Lo cierto es que yo comencé a escuchar hablar de resiliencia, tardíamente, allá por el año 2012-2013, cuando por entonces trabajaba en una corporación multinacional. Ya por el año 2006, había comprendido que: -por encima de las actividades propias al negocio de la corporación-, corría una agenda consagrada a lograr cambios en el comportamiento social de sus empleados, sin que públicamente así se asumiera.

Tal agenda resultaba claramente conspirativa, contra empleados, y contra los naturales intereses del negocio de esta corporación.

Pero ya se había decretado en el Foro Económico Mundial de Davos del año 2000, que las Corporaciones debían adelantar agenda para el Nuevo Orden Mundial, utilizando su inmenso poder económico, que las amparaba de cualquier riesgo de rentabilidad en su operativa, al implementar estos cambios sociales.

Aquella Corporación, por entonces contaba, con la invalorable ayuda de algunos miembros de la Dirección del Sindicato de trabajadores.

Como la corporación no podía aparecer atentando contra sí misma, cuando la circunstancia lo requería, se lo encargaba a sus Agentes de Cambios sindicales.

Estos intervenían oportunamente en momentos precisos en los que la agenda de cambio social secreta, imponía tomar medidas, -que como mencioné-, al tratar de influir negativamente en la moral de sus empleados, también conspiraban contra los buenos resultados para el negocio de la corporación.

Allí comencé a escuchar ese neologismo de "resiliencia", con el que taxativamente la dirección de empresa conminaba a los mandos medios a estudiar y desarrollar tal concepto, anteponiendo, jerarquizando y valorando su respuesta al mismo, por encima de las aptitudes y capacidades técnicas y cognitivas de aquel, en el proceso industrial de la planta.

Para ello, necesitaba inducir en sus mandos medios, muchísimas frustraciones. Y créanme que lo hacían. Generándole mucha ansiedad, por medio de cambios permanentes, y enfrentándolo a exigencias tales que, este personal siempre se encontrara en deuda con las expectativas de dirección.

Noten como este propósito conspira simultáneamente contra funcionarios medios, e intereses naturales de cualquier emprendimiento. Pero las corporaciones multinacionales, seguro no corren por ello riesgos de viabilidad.

La definición dice que: la resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.

Pero, NO permitan que los engañen: Al concepto lo venden como algo bueno, encomiable, y hasta deseable. Siempre es así, y seguramente, desarrollar resiliencia, sí es algo bueno. Pero esa es, - justamente-, su forma de esconder sus perversos propósitos a la vista de los profanos del goyim : anunciándolos y presentándolos con nombres que despierten adhesión.

Lo que en verdad persiguen es; instalar la resignación, la tolerancia, la sumisión, el sometimiento, generar más humildad, más transigencia, y mayor mansedumbre frente a la adversidad que nos generan con el actual estado de situación, como ser criminalidad, e inseguridad pública, desempleo, carestía de vida, precarización de servicios de salud, de enseñanza, de transporte, de limpieza, de alcantarillado.

Al igual que en la corporación multinacional, el Estado genera toda la frustración, inseguridad, y miedo necesarios, para aplicar luego la resiliencia.

Entonces, lo que yo aprendí y comprendí, en aquella corporación multinacional, hoy veo que se pone en marcha como un plan municipal para la ciudad, bajo la Dirección del Sr. Intendente de Montevideo, Ingeniero Daniel Martínez.

El Ingeniero Martínez asume públicamente frente a cámaras, (con visible incomodidad, por cierto), que se trata de un proyecto de la Fundación Rockefeller, para la creación de cien ciudades resilientes.

Entonces uno comprueba la inmensa red de poder y recursos puestos en juego, para reemplazar el viejo paradigma por uno nuevo, mucho más tolerante, consensual, y resiliente.

Esta red comienza por las corporaciones, pasa por las ONG´s y termina en las esfera de gobierno.

¡Todos trabajando en el mismo sentido ! Así lo expone claramente el Sr. Intendente de Montevideo en el video, donde nos explica que todas las áreas de trabajo, serán coordinadas por el Licenciado Ramón Méndez, porque es muy importante que la agenda resiliente atraviese transversalmente todas las esferas de actividades en la ciudad, donde la Intendencia ejerce control.

Ramón Méndez, es un connotado "Agente de Cambio" Globalista, agorero del CAMBIO CLIMATICO ANTROPOGÉNICO, al servicio de la Agenda Maltusiana del NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Como verán; ¡todo cierra!

El Nuevo Código del Proceso Penal a estrenarse a mediados de año, también trae consigo este concepto de manera implícita en la denominada Justicia Restaurativa.

Un sistema de mediación, consenso, resiliencia, y conciliación con el delincuente criminal.

Ciudades Resilientes, serán ciudades de Zombis, tontos, indolentes, sometidos, y alegres. Algo ya soñado y diseñado por Aldous Huxley.., y plasmado en su obra; Un mundo feliz.

Aldous Huxley estaba muy relacionado con los orígenes recientes de la agenda del Nuevo Orden Mundial, plan de dictadura global basado en la eugenesia y el transhumanismo, o deshumanización y eliminación de sentimientos a través de la tecnología.

Un mundo feliz, es extremadamente preciso de acuerdo al sistema mundial de control, que ahora está surgiendo rápidamente. Y ello no es casual , dado que Aldous Huxley, era miembro de la Sociedad Fabiana, un tributario importante de la red de poder global Iluminati, donde Aldous conoció el plan a largo plazo de la Èlite, que no es otro que el Nuevo Orden Mundial.

Este libro en particular no fue fruto de su imaginación, sino de su conocimiento de lo que iba a suceder.

Temas vinculados; Despenalización del aborto, para sustituir clase media por marginales, despenalización del comercio del canabis, plan Ceibal en la enseñanza, destrucción de la Individualidad de la persona, y propensión forzada al colectivismo, Marxismo Cultural, y sometimiento a grupos minoritarios LGTB, Afro, etc