Cuando hablan de tí. Josué Martínez Loaiza

17.03.2018

Josué Martínez Loaiza


"En este escrito enseño la manera correcta de ver las cosas cuando por ejemplo hemos perdido una campaña electoral o algo que deseábamos". Dedicado a personas que reconocen a DIOS.

Es normal sentir miedo...lo que no es normal es vivir en el miedo.

Ayer hablaba con alguien que aprecio mucho y estaba en tremenda crisis por los comentarios de algunas personas que se burlaron de él por haber perdido en las elecciones.

MI MENSAJE FUE EL SIGUIENTE

Cuantas veces nos preocupamos por los comentarios que hacen de nosotros?

Acaso cuando tus padres se conocieron antes de tu nacimiento ellos estuvieron ahí?

O cuando naciste?

Cuando iniciaste a caminar?

Acaso ellos estuvieron ahí?

Estuvieron cuando tenías hambre, frio, miedo, tristeza y derrumbado.

Secaron tus lágrimas y curaron tus heridas?

AHI SOLO ESTUVO DIOS!

Solo que tú te fijaste en las personas que te hicieron dolor, solo escuchaste a quienes se reían de ti a burla.

Debiste mirar y escuchar mejor y lo hubieras notado, pero ya no importa.

No se trata de ver...se trata de sentir.

A lo largo de nuestras vidas llegaran muchas personas y otras se irán, generalmente las personas que más daño nos hacen son las que nosotros permitimos estén en nuestras vidas sin merecerlo.

Y lo peor a veces es que le damos importancia a lo que no merece ni nuestra atención.

Somos esclavos en nuestras vidas porque tenemos miedo de decirle a mucha gente adiós o llegado el caso nosotros mismos irnos.

Nosotros mismos abrimos la puerta a la crítica y permitimos que otros vean y sepan de nuestra vida hasta lo más privado por imprudencia.

Nosotros somos culpables de los comentarios porque le damos de comer al diablo.

Existe una expresión muy Colombiana, pero modificare una parte por respeto a mis lectores:

"SI COMEMOS PASTO, ERUCTAMOS POLLO".

El mundo no debe percibir nuestras lágrimas, DIOS sí.

El mundo debe asombrarse de nuestras sonrisas y felicidad.

El verdadero héroe es aquel que vence sus miedos

EL ENEMIGO A VENCER está dentro de nosotros mismos

Tiene nuestros nombres y apellidos y nació con nosotros

En la mayoría de seres muere el enemigo con ellos mismos por miedo a echarlo.

No olvidemos que hasta JESUCRISTO tuvo miedo....pero lo venció.

Mi amigo el carpintero galileo enseñó que podíamos vencerlo y solo debemos tener Fe y enfrentarlo.

El miedo es un estado mental, nada más.

Yo creo que si alguna de las personas que lea estas palabras y se dé cuenta que es una gran creación llena de virtudes y grandes promesas...habré sido útil.

Si tan solo una persona llegase a descubrir que no necesita de la gente más que de DIOS.

Si tan solo una persona logra superar un momento de adversidad y mis palabras le sirven.....entonces le habré ganado una batalla al maligno y a sus soldados de lengua viperina y mordaz

No te preocupes y sigue adelante, no existe lengua venenosa que dañe a alguien con fe.

Nuestros mayores enemigos están tan cerca de nosotros que nos sonríen, acarician, algunos hasta nos dan de comer y en el peor de los casos hasta nos aconsejan.

No me refiero a nadie más que a nosotros mismos

No descargue la culpa a los demás de lo que tú mismo provocaste.

Eres el arquitecto de tu vida, los demás son simples espectadores y tú invitas al espectáculo de tu vida a quien deseas, tienes el derecho de admisión y puedes reservarte el derecho de estadía.

A veces el solo creer te hace deliberadamente loco y lo suficiente para ser valiente así se en un segundo de heroísmo.

Solo necesitas un segundo para creer y toda una eternidad para disfrutar.


Del libro del autor: "Las historias de mi pueblo"