Etiquetas. Ed Vaghi Eccher

01.02.2018

Ed Vaghi Eccher


Si no existieran las etiquetas, nuestra vida, y sobre todo nuestra adolescencia, hubiese resultado mucho más llevadera, más sana. Uno es etiquetado de acuerdo a lo que los demás ven en uno. Lo cierto es que las etiquetas van tomando cada vez mayor adherencia a tu mente hasta que se convierten en tu realidad.

No sé vos, pero yo siempre me cuestioné de donde viene el sentido de personalidad, de consciencia y de identificación que todos tenemos cuando nos vemos como seres individualizados, y formando parte de esta sociedad en la que si no te definís con una etiqueta, normalmente no tenemos forma de ubicarnos para los demás y encajar en ella.

Desde el momento en que nacemos se empieza a forjar una personalidad artificial que se genera a través de la manipulación y programación de nuestra mente. Por la educación, por la sociedad, por la forma de vida que existe en nuestro planeta. De forma que la mayoría de nosotros terminamos creyéndonos y completamente identificándonos con un nombre, con una profesión, con una actividad, con un título o con un cargo. Etiquetas para poder encajar en esta sociedad.

Todo esto es debido básicamente a la creación y nacimiento de una consciencia artificial, falsa, opuesta a lo que sería nuestra consciencia de nuestro ser, o de nuestra esencia, y que es realmente la personalidad real que todos traemos cuando nacemos. La consciencia de nuestro ser es la consciencia original, es nuestra personalidad original que trae de fábrica el ser humano. Pero al desconectarse y perder el control sobre el vehículo que usa, prácticamente desaparece a medida que nace, crece y se desarrolla una consciencia y personalidad falsa, fruto de la forma en que nuestro cuerpo está constituido a nivel mental y de la estructura bajo la que vivimos.