La derecha correcta le arrebatará a los globalistas su tolda verde. Jorge Afanador Contreras

16.02.2018

Jorge Afanador Contreras


La Ecología es un pensamiento conservador, arrebatado por las Élites Globalistas Comunistas

.

Las líneas que siguen son mi propia réplica objetiva a mi columna "En Colombia el Diablo es Verde, y no se viste de Prada, se viste de Nuevo Orden Mundial y su sastre Soros".

En una tarde de lectura, encontré una frase que resume ese traje diabólico, "Las sandias son verdes por fuera, y rojas por dentro", en la publicación de La Casa en el Árbol que a continuación resumo, y con gran visión de la realidad desvirtuada, nos enlaza con una valiosa interpretación de lo incoherente de ese camaleón, que disfraza la podredumbre dentro de los movimientos verdes, fachadas montadas, y patrocinadas por la conspiración del Nuevo Orden Mundial, para tener acceso con sus mafias de los recursos naturales y la guarida de los marxistas desamparados después de la caída del comunismo, y como acompañante estrategia del llamado marxismo cultural ambos diseñados por los oscuros laboratorios de tendencias y manipulación social. La masa de derechas observa el fenómeno eco con total recelo y con hostilidad. La derecha de hoy ve en el ambientalismo un deja vu de revolución, un medio en donde se ataca el principio de libre empresa y un engaño diseñado para dopar el sentimiento religioso detrás de este verde de izquierda camuflada. Esta estrategia maquiavélica, ha sido diseñada, para ofrecer a la izquierda miles de oportunidades para hacer esgrimir una superioridad moral y disparar el resentimiento que llevan dentro contra los "grupos de poder" y los valores de Occidente. De esta manera una persona de doctrina derecha llega a una conclusión (precipitada) de que el ecologismo es cosa de izquierdistas. Sin embargo, si se considera el ecologismo como izquierda, deberá reconocerse que es una izquierda alternativa o heterodoxa, alejada del marxismo entendido como una lucha por el control de los medios de producción y el desarrollo económico. Para los verdes la economía ya no ocupa el lugar más destacado de la sociedad ni de su programa político. Por ello, los ecologistas tampoco se han escapado de las críticas de los izquierdistas de raíz socialista. La socialdemocracia cuestiona el pensamiento ecológico sobre la base de que una menor actividad económica implica menores ingresos y, por tanto, puede socavar el Estado de Bienestar. Por otro lado, la extrema izquierda, califica la teoría del decrecimiento como una "utopía reaccionaria" que aspira a una "buena economía precapitalista". La ideología de progreso cree que la historia y la humanidad avanzan necesariamente hacia algo mejor y que el futuro es siempre superior al pasado. De ahí que la misión de los progresistas sea acelerar esa marcha. Hay una izquierda hegemónica que quiere traer ese "progreso" a través de la burocracia, la gestión de grandes presupuestos públicos y la inversión en grandes infraestructuras. Sin embargo, en muchas ocasiones, los ecologistas son los únicos que se oponen a la construcción de una autopista, a la especulación inmobiliaria en la costa o a la conversión de un parque natural en un Disneylandia de animales. Por eso, la izquierda burocrática critica al ecologismo auténtico y comprometido que sus propuestas, en última instancia, pueden devolver a la sociedad a la "edad del candil". Tiene gracia que, en cierta medida, la izquierda hegemónica reproche al ecologismo lo mismo que al pensamiento conservador.

El ecologismo promueve un retorno al campo, a la economía local, a los oficios artesanales y al arraigo a las comunidades. Esto no está muy lejos de la "sociedad de campesinos" que defendía Chesterton o el retorno a los valores rurales de la derecha tradicional. El ecologismo nos trae ecos de un mundo que muchos daban ya por desaparecido. Un joven ecologista o un Rico Eco adicto prefieren veranear en la casa del pueblo de sus abuelos o en un ecolodge dentro de la selva, que en una urbanización de playa. Un ecologista prefiere comer un tomate plantado en una huerta de su comarca que un tomate traído en barco o avión desde Marruecos o la otra punta del orbe. Un ecologista quiere dejar a sus hijos y nietos un mundo de bosques frondosos y aguas no contaminadas. ¿Realmente no hay nada bueno en el pensamiento ecologista? ¿Realmente no tenemos nada en común con ellos? Mirado sin sesgos ideológicos, el ecologismo no habla de promesas de "progreso" o de "igualdad", sino de conservación y equilibrio. Y aquí es precisamente donde radica la quintaesencia del pensamiento conservador. Para un conservador el cambio en la sociedad es bueno siempre que sea acompasado y armónico, alejado de intervenciones radicales y terapias de choque. El conservador ama la patria en la que nace y valora la cultura que recibe de sus padres. Tiene la humildad y el sentido común suficiente para saber que esa cultura no se ha generado de forma fortuita sino que es el resultado racional que surge tras la aportación realizada por muchas generaciones. El conservador cree que las sociedades avanzan igual que la naturaleza, de forma armoniosa y a través de los siglos. CHANGE! El gusto por lo permanente, el respeto instintivo hacia el equilibrio natural, el goce del tiempo lento, la valoración de las diferencias y la aceptación de que el movimiento del mundo excede del control del hombre. Todo esto marca la actitud conservadora. Por eso no es extraño que Edward Goldsmith, fundador de The Ecologist, se califique a sí mismo como conservador "en el sentido axiológico del término", es decir, en el sentido de una filosofía de los valores. La única igualdad que deriva del pensamiento ecologista es la equidad entre generaciones. Y es que, en realidad, no hay nada más conservador que la solidaridad entre generaciones. Edmund Burke, referente del pensamiento conservador, decía que "el conservadurismo es una relación entre los muertos, los vivos y los que todavía no han nacido". Desde el otro extremo ideológico, el pensador ilustrado Fontenelle criticaba que "nada detiene tanto la marcha de las cosas como la admiración profesada a los Antiguos". Esta frase pone de manifiesto lo razonable que es una alianza entre el pensamiento conservador y el ecologista. Los dos se oponen al 'progreso' prometeico por medio de mecanismos aceleradores de ingeniería. A fin de cuentas, conservadurismo y el conservacionismo son dos visiones complementarias que buscan la conservación. El hombre de derechas se ve a sí mismo, como heredero, como persona que recibe de la generación de sus padres un legado cultural y simbólico con la responsabilidad de custodiarlo, mejorarlo y transmitirlo. Un ecologista honesto también comparte esa visión de herencia y de responsabilidad intergeneracional. Por eso, tal vez ha llegado el momento en que la derecha mire con otros ojos las posibilidades que ofrece el pensamiento ecologista para su contestación al progresismo y al consumismo.  En esta labor es necesario que conservadores y conservacionistas inicien un diálogo constructivo y mutuamente enriquecedor para encontrar nuevas zonas de entendimiento."

Agrego a este escenario de diálogo entre esencias y doctrinas idealizadas, propuesto por este medio, que los intereses de los carteles mundiales de los recursos naturales, y financiadores de los Movimientos Verdes sus fachadas con muros de lamentos, son quienes manipulan la democracia en compañía de los otros grupos económicos y banqueros. La estabilidad y la hegemonía del grupo de los 300 siempre ha sido respaldada por el control de estos recursos en el planeta, y para lograr esta hegemonía ha inoculado en varias oportunidades el virus mortal del comunismo, el fascismo y la dictadura de la extrema derecha, dejando a su paso millones de víctimas, dolor y atraso.

La tragedia africana desde hace buen rato se pasea por América Latina.

En el actual momento político de nuestro continente latinoamericano, y exactamente en el caso de Venezuela y Colombia, las naciones del orbe han dado la la espalda e ignoran lo que actualmente está sucediendo, y por el contrario, se involucran a favorecer y apoyar la zancadilla puesta a nuestra democracia haciéndose los de la vista gorda con la tragedia de Venezuela y aplaudiendo los pasos de la narcoguerrilla hacia el palacio de Nariño, congreso e instituciones ya colonizadas por bandas de guante blanco. Ese es el trato, los subimos al poder y nosotros permiso para realizar lo que dadas las restricciones actuales ambientales no está permitido: DEVASTAR, en un nuevo país manejado por tiranos y corruptos como sucede en Venezuela en donde en medio de la crisis humanitaria, los proyectos auríferos y de minerales estratégicos, avanzan de una manera inescrupulosa, con compañías como la reconocida Barrick Gold  que en compañía de los chinos y 4000 guerrilleros de las FARC explotan el Arco del Orinoco, toda esta farsa maquiavélica incluyó la construcción de una Falsa Oposición financiada por el mismo mentor de Maduro, Gustavo Cisneros y por un mismo cerebro llamado Nuevo Orden Mundial.

Por eso ya no existe diferencia entre liberalismo y conservatismo, en la actualidad y en compañía de los otros movimientos políticos se transformaron en centro izquierdistas, la mutación de la supuesta oposición a un centro izquierdismo es el común denominador y hace años se diseñó la misma estrategia como en Colombia en donde ya se están preparando para convivir con el régimen programado, y Mega lucrarse con los negocios que brinda ese post-conflicto, escrito en la carta magna previamente, y que se traduce como comunismo.

Ante este análisis de doctrinas, verdades y conspiraciones, encontramos que la Verdadera Derecha, la que no señala a un punto cardinal sino a los valores correctos, es la que debe manejar a conciencia la administración de los recursos naturales, para beneficio de las generaciones futuras y retirar el estigma generado por esos protagonistas acomodados a sus intereses, para una causa loable de interés para la humanidad pisoteada por estos falsos profetas infiltrados por las mafias de recursos naturales en todos los movimientos políticos para lograr sus objetivos. América Latina, Colombia, Venezuela son países extremadamente ricos en estos estratégicos elementos básicos para el desarrollo, y con la conspiración inoculada durante decenas de años, no nos han dejado progresar, pues ese es su objetivo, permanecer como semidioses en el contexto mundial, y manipulando toda posibilidad de crecimiento. El movimiento ecológico se diseñó como Eco Doctrina, para que la élite globalista pueda implantar el Nuevo Orden Mundial Comunista. 

La ecología política, por no estar mediada entre teoría social y la filosofía ha dado como resultado un desastre para mi claramente premeditado con el fin de favorecer la maquinaria de esa pequeña élite tan poderosa propietaria del mercado de los minerales e industria. Murray Bookchin el famoso fundador de la Ecología Social, lo dice (2) : "Pensar ecológicamente es ingresar al dominio de la filosofía de la naturaleza. Este puede ser un paso muy peligroso". Persisten ambigüedades políticas serias en la filosofía de la naturaleza misma a saber, su potencial para alimentar tanto la reacción como la revolución." Transformandose en lo que el llama "La Ciencia Sombría". Haciendo incluso que esta maravillosa doctrina que tantos logros ha tenido en beneficio de la humanidad sea hoy señalada como el Nido de la obsoleta y podrida ideología comunista.

En el escenario actual, la bandera de la protección y manejo de nuestros valiosos recursos naturales, debe ser arrebatada de las garras de la corrupción nacional e internacional, del resentimiento del marxismo y de sus protagonistas vestidos de falso verde, de la politiquería barata y mafiosa e incluirlas en un ideario de honestidad, transparencia y razón. Nuestros recursos naturales, sus contratos, y veeduría en manos de ciudadanos correctos, Valientes e incorruptibles. La Nueva Derecha, un movimiento ya posicionado en diferentes rincones del planeta y que en Francia denominada "Nouvelle Droit", y grupos comandado por De Benoist y Nouvelle Écologie direccionan desde 1993 la Ecología profunda hacia la derecha. Debemos enrutarnos hacia un camino en donde la epistemología y el significado de la palabras Liberal, Izquierda y Ecología sean reemplazadas por una palabra o nombre que contenga la esencia "Correcta" y podamos avanzar en beneficio de la humanidad, el verdadero amo señor y administrador de este planeta.

Con esta visión podremos administrar de una manera objetiva y sostenible nuestros recursos, beneficiando nuestras propias cadenas productivas: medicamentos, bio-tecnología, alimentos, fibras y sustancias milagrosas, Nuevos materiales, con la increíble cantidad de tesoros ocultos en nuestras selvas y biodiversidad, que por décadas han sido esculcadas por la mafia de los laboratorios farmacéuticos, y que con sus patentes se han apropiado incluso de conocimientos ancestrales para luego diseñar con sus moléculas milagrosas, otras nuevas modificadas que generan la adicción a sus medicamentos. Pensar en beneficio de la humanidad no es ser de izquierda, es realmente pensar de manera CORRECTA. El verdadero tesoro está ahí, y con una política pública que incluya el desarrollo sostenible de ese potencial, amparada en el orden, el carácter, la autoridad y los valores podremos llegar muy lejos, pero ojo, solo con un tajante golpe sobre los lazos creados por estas mafias de falsa doctrina de derecha y de izquierda que se confabularon durante décadas con las megamafias de los recursos naturales, farmacéuticas, mineras y demoníacos banqueros, y corruptos funcionarios que nos trajeron a este abismo en donde ellos erán los beneficiados de esta debacle de paz sin paz, entregándoles nuestro tesoro para que ellos sean los administradores y seguir empoderando a la Élite del Narcotráfico Mundial, para que rampantes se paseen escarbando nuestras selvas y montañas, amparados por ejércitos de hampones, pederastas, violadores y ateos, mientras nuestra sociedad se consuma en la miseria y el totalitarismo implantando la tiranía.


En beneficio de la sociedad, y de las generaciones futuras debemos rescatar el pensamiento ecológico perdido de la doctrina conservadora y correcta.


Jorge Afanador Contreras @GeorgeOnJungle

  • https://verderecha.blogspot.com.co/2017/02/en-colombia-el-diablo-es-verde-y-no-se.html
  • https://another-green-world.blogspot.com.co/2006/05/goldsmiths-and-conservative-ecology.html
  • https://americanfreepress.net/group-seeks-to-reset-climate-policy-debunk-phony-science/?print=print
  • https://www.elpolitico.com/la-revolucion-bolivariana-entrega-el-salto-angel-a-empresas-chinas/
  • https://mineriaenlinea.com/2016/08/venezuela-firma-acuerdos-la-minera-barrick-gold-en-busca-impulsar-la-economia/
  • https://www.lacasaenelarbol.net/una-derecha-ecologista-1-de-2/
  • https://www.isaaa.org/resources/publications/pocketk/44/default.asp