La familia: institución natural. Soraida Jaramillo

07.03.2018

Soraida Jaramillo


La familia es la institución natural que forma el tejido celular o núcleo de la sociedad y garantizar su supervivencia institucional que cada vez que se organizan encuestas demoscopicas figura invariablemente como la más valorada por todos los pueblos hispanoamericanos de cualquier edad o condición y esto es porque la familia es el abrigo frente a la intemperie que da seguridad y hace más fuertes a las personas protegiéndolas de agresiones externas mediante un tupido ropaje de afectos e ideales compartidos.

No obstante vemos en nuestro derredor una devastadora acción destructiva que ha situado a la familia en el centro del blanco o de la diana; matrimonios desechos a velocidad relámpago, hogares desbaratados con el menor pretexto como si se tratara de un vestido que ya paso de moda, hijos desparramados y convertidos en carne de psiquiatras, abortos a mansalva. Exaltación de nuevas fórmulas de mezclas sexuales humanas negadas a la transmisión de la vida etc.

Cómo se explica que la institución más valorada por el común de la sociedad sea también la más hostigada en un complot de destrucción?

Vemos como la ideología de género se convierte en dogma de obligado cumplimiento que impone a hacer de la familia un vivero de odios convirtiendo las relaciones humanas fundadas en la complementariedad y el amor en relaciones conflictivas de rivalidad y dominio y para facilitar está tarea se ha redefinido el concepto de familia que ahora se extiende a diferentes formas de unión por quebradizas e inconsistentes que sean fundadas en contratos ya no en compromisos acordados entre individuos; contratos por supuesto variables como conviene a una nueva utopía de hedonismo que sugiere la consecución de la felicidad a través de la exaltación del deseo y capricho personal.

En esta labor de hostigamiento contra la familia no podemos olvidar tampoco la inversión de las jerarquías humanas que conlleva la priorización del trabajo como forma de realización personal

Se nos habla mucho de conciliacion entre vida laboral y familiar pero para conciliar las dos cosas de naturaleza distinta es preciso fijar primero una jerarquía de preferencias estableciendo lo que es subalterno por muy necesario que sea(el trabajo de ambos conyuges fuera de casa) y lo que es primordial (La familia); una vida que prioriza el trabajo sobre la familia nada puede conciliar porque cuando a lo que es subalterno por muy necesario que sea se le concede el rango de primordial lo que es primordial acaba siendo subalterno y sobre esta subversión desnaturalizadora nada bueno ni vivo se puede construir como ocurre siempre que lo que es de naturaleza inferior se encumbra una naturaleza superior.

LA PROTECCIÓN DE LA FAMILIA DEBERÍA CONSTITUIR LA ENSEÑA DE CUALQUIER GOBIERNO QUE ANHELE EL BENEFICIO DE LA SOCIEDAD A LA QUE SIRVE

Podría afirmarse sin temor a incurrir en la exageración que los gastos y cuidados que un gobierno destina a la preservación y defensa de la institución familiar son inversamente proporcionales a los que engruesan esa partida difusa de los asuntos sociales, una protección esmerada de la familia reduciría todos los quebrantos del sistema educativo y social que tanto preocupan al menos de palabra a nuestros políticos populistas y que al final recae como responsabilidad a los alumnos y profesores si los niños y adolescentes llegan a las aulas destruidos porque han crecido en familias desvertebradas adelgazado hasta la inanición convertidas en campos de batalla, violencia, drogadicción y alcoholismo en los que ya resulta imposible transmitir las nociones básicas que rigen la vida en sociedad los fundamentos mínimos que garantizan nuestro crecimiento como personas.

Acaso será que el aumento de desarreglos psíquicos y la drogadiccion entre la población juvenil actual no tendrá mucho que ver con la anulación de ese cobijo que la familia nos proporciona frente a las intemperies de la vida?

Porque nadie se atreve a formular con claridad el vínculo que existe entre muchas de las recientes patologías sociales y la sistemática demolición de la familia?

Los perseguidores de esta milenaria y grandiosa creación que es la familia suelen tildarla de "represiva, tiránica y castradora" confundiendo la familia con sus malformaciones lo que es tanto como confundir el agua con los venenos que la contaminan (ideología de genero, sexo libre, feminismo y legalización de drogas) y amparándose en esta subversión de las categorías han logrado caracterizar a quienes defendemos la familia como cavernarios retrógrados, reaccionarios, ultraderechistas, atrasados, etc, amantes de las cadenas. A mi personalmente me encantan estas cadenas que son dulces como por ejemplo el amor la fidelidad y la intimidad del hogar.

Pero claro que amamos las cadenas, amamos las cadenas vivientes que aseguran los lazos de afecto, amamos las cadenas humanas que unen a unas generaciones con otras, amamos las cadenas de almas que aseguran la transmisión de un valor moral y cultural y amamos esas cadenas que es tanto como amar la vida porque entendemos que su ruptura nos convierte en carne de "ingeniería social", en átomos perdidos a quienes ya no guian los compromisos sino la exaltación de intereses y deseos personales a quiénes la conciencia de desarraigo y carencias termina convirtiendo en esclavos alienados en manos de Leviatán.

Tratemos de indagar las razones por las cuales una institución tan constitutiva de nuestra naturaleza está siendo golpeada por leyes regresivas que anhelan su destrucción analicemos el papel de las administraciones públicas en este proceso y también el de los propios miembros de la familia en especial los padres que con frecuencia son los primeros responsables por pasividad o falta de carácter en el proceso de descomposición de este ropaje.

Ahora la gran pregunta:

Qué fue antes el huevo o la gallina? Será acaso que todo este aparato legal es el responsable de esta crisis en la que parece que vive la familia o por el contrario piensan que es un producto de la sociedad de nuestro tiempo?

La respuesta es obvia: Las leyes, toda esta armadura legal que se está desplegando y de alguna manera reformateando el concepto de familia o intentando reformatear el concepto de familia o intentando transformarlo en otra cosa distinta solo tiene un propósito: La destrucción de la sociedad actual y la construcción del nuevo hombre desligado de sentimientos, valores y principios para de esa manera poder controlarlo como un esclavo de una pequeña élite que quiere dominar el mundo.


Temas de Consulta:

https://www.youtube.com/watch?v=7fq7W-_veeQ&t=58s

  • Eduardo Hertfelder presidente del Instituto de Política Familiar institución internacional fundada en España en el año 2000 dónde está su sede central y con oficinas propias en Francia Noruega Hungría Suiza Argentina Colombia y México así como en Nueva York.

  • Antonio Arcones que es presidente de la Fundación Burke y director de la editorial ciudadela sido anteriormente director de la Universidad Abat Oliba CEU en Barcelona Editorial ciudadela que dirige Antonio arcones está haciendo una labor extraordinaria de recuperación de grandes escritores católicos del siglo XIX y XX

  • Pedro Juan Viladrich ha sido catedrático en las universidades Complutense Madrid Oviedo y Navarra y en la actualidad es vicepresidente y el Grupo Intereconomía sus libros agonía del matrimonio legal y el amor conyugal entre la vida y la muerte han sido traducidos a varios idiomas

  • Mercedes Coloma licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad se Madrid y técnico en Empresas y Actividades Turísticas ha sido presidenta de cofapa la Confederación de padres de alumnos y en la actualidad es portavoz del Foro Español de la Familia

Twitter: @Sojaramillo15ch

facebook: Soraida Jaramillo