La tercera ley de Newton. Winston Puñales

17.07.2021

Por ya un año y medio, hemos sido objeto de un sinfín de absurdos no antes concebidos. Una pretendida "pandemia" tan grotescamente falsa que asombra, como muchas de sus secuelas. Una obsecuencia infinita de muchos medios de comunicación implantando miedo histérico en el común de la gente y negándose a escuchar toda opinión discrepante. El avasallamiento sin precedentes de los derechos de casi todos. La sustitución de la independencia técnica de médicos por la obediencia a "protocolos". Como si el saber y el pensar fueran un error. La pretensión de que toleremos experimentaciones genéticas miopes como una panacea a ser admirada. La paralización sin sentido de sectores económicos completos. El intento de acostumbramiento a vivir de falsos subsidios en muchos. La negación sistemática de casi todo lo evidente, incluyendo un fraude electoral (en otro país) fuera de toda escala previa conocida. Valores vilmente manoseados y distorsionados. Y siga usted con la lista.
Mientras la infraestructura de comunicaciones inalámbricas progresaba, mucho mas allá de lo calladamente elaborado en mas de 15 años. Ignorando a las alertas de mas de cinco décadas de la medicina científica (y la biología, y la cuántica) seria. Algo muy coherente con algunas tendencias y escritos de progresar a la des-humanización de la especie mediante inteligencia artificial.
Como hombre común, yo prefiero medir lo posible. Y escuchar a las "otras" voces. ¿Por qué no?
Meses atrás, ya obtuve medidas de radiación alarmantes. Muy fuera de la tolerancia de pretendidas "normas" que a mi ver protegen a nadie. Valores de campos eléctricos, magnéticos, y electromagnéticos antes casi desconocidos. Mientras algunas de esas "otras voces" denuncian que ello tiene propósitos no declarados, y menos debidos a una sana convivencia. Que algunos califican de genocidas.
Y como hombre común, luego de medir, observo. Por ejemplo, veo el fracaso de las pretendidas "vacunas" en prevenir algo previa y actualmente indefinido. Al extremo de se le asocie a incremento de enfermedades severas, abortos "espontáneos", criticidad de dolencias, e incluso a muertes.
Hay muchas cosas que "no cierran" en la situación. Pero por si acaso, tengo presente que la arrogancia del pretendido conocimiento se puede estar equivocando. Que la Naturaleza ha sido y es sabia, porque en ella existen las verdaderas leyes, no en "sistemas" engendrados por el hombre. Así que si las groserías dañinas de valores que estoy midiendo en lo eléctrico, en lo magnético, y en lo electromagnético en el aire (hace ya días) obedecen a un propósito espurio, la tercera ley de Newton se deberá cumplir y el efecto de reacción deberá existir.
Eso no es una medición ni una observación. Es nada mas que Fe en la Vida y en lo verdadero de la ciencia. Y se puede aplicar a cada uno de los sinsentidos que he anotado.